P. Christopher

Hartley

Mission Mercy


30

ENERO

Cartas Anteriores

6 5 4 3 2 1

 ¡Necesitamos ayuda urgente

para construir nuestro seminario! 

Queridos amigos de a misión.

30 de ENERO 2021

 A todos os saludamos desde estas tierras africanas en el Corazón de Cristo. 

 A todos os saludamos desde estas tierras africanas en el Corazón de Cristo. Os escribo con urgencia y enorme preocupación. Como ya sabéis algunos de vosotros, el obispo de esta diócesis de Tambura-Yambio me ha encargado la construcción del nuevo seminario menor. 

 Para ello, por medio de un decreto, me ha hecho entrega de un terreno cubierto de maleza a las afueras de Yambio. 

 Lo demás corre de mi cuenta. 

 Tenemos en estos momentos casi 170 seminaristas repartidos en cuatro cursos correspondientes al bachillerato superior. Los chicos están ahora mismo en sus casas a causa de la pandemia del COVID, pero parece que con toda seguridad el gobierno iniciará el nuevo curso escolar en el país, en torno al mes de abril. 

 Hace unos meses el obispo me llamó y me dijo que me tenía que pedir “un sacrificio”. El sacrificio consistía en que quería nombrar al Padre Abel, el sacerdote que me ayudaba en la parroquia, como rector del seminario (inexistente) y párroco de dos parroquias en la ciudad. 

 A principios de este mes ha marchado el padre. El pobre está cortando árboles y recogiendo hierba, para construir un albergue precario donde apretujar a todos los chicos en un dormitorio común, con colchones en el suelo de tierra, hasta que yo consiga empezar a construir el edificio definitivo, con cemento y ladrillos. 

 Yo también quiero hacer lo mismo. Como es urgente comenzar, he pensado construir un salón multiuso que sirva de manera inmediata de dormitorio común para los chicos. Tendría unos cuarenta metros de largo por doce metros de ancho. La idea es instalar literas, cuatro filas de veintidós literas, dividido el salón/dormitorio por un tabique central. 

Después, cuando en un futuro consigamos edificar los dormitorios, este edificio pasará a ser un gran salón para los múltiples usos y necesidades de los seminaristas.

Mi plan es empezar inmediatamente la edificación de este gran salón, letrinas y lugar de baños y un pozo de agua con una cisterna. Con menos que eso es imposible vivir.

El ingeniero me asegura que podríamos completar esta primera fase de la edificación del seminario en unos ocho meses, si la llegada de fondos no retrasa la obra.

Como la mayoría sabéis por las obras ya ejecutadas aquí en mi parroquia, selva adentro, los materiales de construcción vienen en su totalidad de Uganda, eso es lo que encarece la obra mayoritariamente.

Os adjunto el plano del proyecto y el presupuesto con el desglose de los gastos (me temo que la información está en inglés).

Os ruego desde lo más hondo de mi corazón, hagáis el mayor esfuerzo por ayudarnos con este proyecto que es de vital importancia para la vida de la Iglesia.

Me parece tan triste y tan injusto, que haya tantos seminarios semivacíos en tantos de vuestros países, mientras que aquí tengamos tantos chicos y no dispongamos de edificios adecuados para formarlos en su camino al sacerdocio, según el corazón de Cristo.

Quiero aprovechar esta carta para dar las gracias a los que ya nos habéis enviado donaciones, tanto para la construcción del seminario, como para becas, camas y otros enseres. Os lo agradezco muy sinceramente, en nombre de los seminaristas y en nombre de esta paupérrima porción de la Iglesia africana.

El total de esta fase inicial de la obra (el dormitorio común para todos los chicos que luego se convertirá en salón multiusos) es de 170,000 DOLARES.

Para poder empezar la obra tenemos que hacer un desembolso del 40%, es decir: 68,000.08 DOLARES. Los pagos se harán en tres fases (ver documentación complementaria).

Tenemos una gran ventaja y es que el seminario se llama SAINT JOSEPH´S MINOR SEMINARY. A mí me parece providencial que un seminario dedicado a San José y que está bajo su especial protección y amparo, en el año en que nuestro querido Santo Padre el Papa Francisco lo ha dedicado a San José, tiene que ser una obra querida muy especialmente por el Corazón de Cristo.

Estamos a las puertas de una nueva Cuaresma. Poderosa llamada de Cristo en Señor por la voz de la Madre Iglesia, a la conversión, al ayuno, al arrepentimiento a la limosna. ¿No sería esta una magnifica oportunidad para ayudar a unos pobres seminaristas cuyo único sueño es ser sacerdotes de Jesucristo?

No nos olvidéis en vuestras oraciones. Nosotros a todos os presentamos ante el Señor realmente presente en el sagrario de la misión y os ponemos a todos junto a Nuestra Señora Santa María, en el entrecruzar de sus brazos, junto a su Inmaculado Corazón.Os bendice de todo corazón. Ante el Sagrario de la misión oramos cada día por todos vosotros.

OS RUEGO, POR FAVOR, QUE RENVIÉIS ESTA CARTA A TODOS VUESTROS AMIGOS, A TODOS VUESTROS CONTACTOS, A TODOS LOS QUE SEPÁIS QUE NOS HAN AYUDADO Y A QUIEN NOSOTROS NO TENEMOS MANERA DE CONTACTAR ¡¡SEGUID AYUDÁNDONOS, OS LO RUEGO EN NOMBRE DE DIOS Y ESTAS POBRES GENTES!!

Para ayudarnos económicamente: