Nuestra historia en imágenes:

Historia de la Misión

1997-2006

San José de los llanos - República Dominicana

2006-2019

GODE - Etiopía

2006-2019

Sudán del sur

2019 -

Sudán del sur

Dando respuesta a su vocación misionera, el padre Christopher Hartley llegó a la misión de San José de los Llanos (República Dominicana) en el mes de septiembre de 1997, donde permaneció hasta octubre de 2006.

En la República Dominicana, gracias al apoyo económico desde España, la Fundación Misión de la Misericordia puso en marcha cuatro centros educativos y nutricionales en los barrios más pobres de la Parroquia de San José de los Llanos (batey Contador, batey Paloma, batey Gautier y en el mismo municipio de San José de los Llanos), donde se atendían diariamente a unos cuatrocientos cincuenta niños.

El componente evangelizador era prioritario, así, además de comer, recibían catequesis y preparación para recibir los sacramentos posteriores al bautismo.

Del mismo modo, en el batey Paloma se puso en funcionamiento un centro de formación profesional para mujeres donde recibían cursos de costura, corte y confección y donde además se desarrollaron cursos de alfabetización de adultos con reconocimiento por la Autoridad Competente del Estado.

En el año 2002, la diócesis de San Pedro de Macorís firmó un Convenio para la edificación de 160 casas donde se lograría el sueño de reubicar a un gran número de familias que vivían en condiciones verdaderamente infrahumanas. Con la ayuda de varias instituciones, llegaron a construirse 90 viviendas que permitieron cerrar tres bateyes y trasladar a unas 600 personas a una zona urbana donde tuvieron acceso a otras fuentes de trabajo, condiciones de vida digna, agua y electricidad, educación básica y superior para sus hijos. El coste por vivienda fue de unos 12.000 euros cada uno.

Uno de los proyectos más ambiciosos en los que la Fundación Misión de la Misericordia participó con la colaboración de la Agencia Española de Cooperación Internacional, y la ONG española Cesal, fue la rehabilitación y equipamiento del Hospital Materno Infantil Sagrado Corazón de Jesús y la red de salud que se creó en torno a este proyecto.

En noviembre de 2006, el hospital ya daba consulta externa desde hace un año y se habían atendido hasta ese momento a casi 7.000 pacientes.

El hospital estaba abierto a todos los pacientes, independientemente de su origen o condición social, se cobraba una pequeña tarifa por consulta y disponía de una oficina de trabajos sociales para ayudar a la población más indigente. Allí trabajaban ocho médicos especialistas, quince enfermeras y una comunidad de cinco religiosas mexicanas que eran el alma y el corazón de ese centro de salud.

Este proyecto constaba, además del hospital, de diez centros de atención primaria repartidos en los lugares donde la población es más vulnerable.

Además, localizado en el último piso del hospital, se puso en funcionamiento una escuela de enfermería incardinada dentro del hospital y dependiente de él con más de 100 estudiantes.


En  marzo de 2005, el obispo de San Pedro de Macorís,  inauguró un Centro de Evangelización en la cárcel de San Pedro de Macorís, financiado íntegramente con fondos de la Fundación


En marzo de 2005, el obispo de San Pedro de Macorís, inauguró un Centro de Evangelización en la cárcel de San Pedro de Macorís, financiado íntegramente con fondos de la Fundación y que constaba de una capilla, dos aulas para 50 estudiantes y un despacho para ser utilizado tanto por el capellán, como por los abogados y médicos que prestaban servicios dentro de este recinto penitenciario.

Con la colaboración de varios reclusos que completaron sus estudios superiores y dos maestras que ayudaron de forma voluntaria, se inició un programa de alfabetización y educación continuada para los encarcelados. La inversión de este proyecto ascendió a un total de 120.000 euros a lo largo de tres años.

Tras su misión en la República Dominicana, el padre Christopher Hartley fue destinado en 2007 a la región somalí de Etiopía a la ciudad de Gode, perteneciente al Vicariato Apostólico de Hara; donde trabaja desde entonces y en la actualidad. Con la finalidad de hacer presente el Evangelio de Jesucristo por primera vez en esas extensas regiones de África la Fundación Misión de la Misericordia apoya diferentes proyectos de la Iglesia Católica en la parroquia de Gode, tales como:

  • La edificación de una escuela primaria y dispensario médico en el poblado de Ma´aruf, en el distrito de Kalafo (ya concluida y plenamente operativa)
  • Un centro nutricional. Escuela primaria. Centro de atención primaria en terrenos cedidos por el gobierno regional a la Iglesia Católica en Gode (este proyecto está aún en ejecución y tiene proyectado concluirse en verano de 2014).

Después que salió de República Dominicana en octubre del año 2006 pasa casi 12 años en Etiopía, fundamentalmente en la región somalí, la región quinta del Estado Federal de la República democrática de Etiopía, junto a la frontera con Somalia.

En Etiopía, tuvo el honor y la gracia de fundar la primera misión católica en esa región que estaba aproximadamente a unos 800 kilómetros de la sede episcopal y qué pertenece al vicariato apostólico de Jaral, de una extensión geográfica dicha diócesis de unos 280,000 básicamente el mismo tamaño de Italia y residía a unos 600 kilómetros un poco más de dónde se encontraba el sacerdote católico más cercano.

El Padre Christopher, era el único católico que había ido al principio, aunque poco a poco al paso de los años se fue aumentando un poquito el número de católicos. Allí consiguió que el gobierno regional musulmán donará un terreno a la iglesia para que pudiera prestar un servicio al pueblo, a la comunidad sobre todo por la cantidad de mujeres infectadas de sida dedicadas sobre todo la prostitución y a sus hijos. Así Empezamos el proyecto Tamara.

El proyecto Tamara, es un proyecto que recuerda el nombre de esa prostituta del libro del Génesis Tamar, que ayudó a los israelitas, los escondió y se salvaron. Ese cambio de vida nos inspiró este programa, para ayudar a estas mujeres, para que pudieran tener un encuentro con el amor de Dios. Algunas eran musulmanas otras ortodoxas y en el transcurso de ese tiempo tuvimos la gracia de celebrar unos bautismos según esta las mujeres y de sus hijos sobre todo en las durante las vigilias.

Cuál es la labor de la iglesia fue fundamentalmente testimonial, aunque tuvimos la gracia de tener tres capillas donde estaba nuestro señor Jesucristo, realmente presente en el Santísimo Sacramento del altar, con adoración al santísimo todas las mañanas de madrugadas y también una hora de adoración al santísimo por la noche, con el resto de la liturgia de las horas sobre todo de laudes y vísperas. Esto o para nosotros fue verdaderamente el sostén y el soporte encontrar a Cristo en la liturgia para que lo que te celebravamos a nuestras pequeñas capillas pudiera comunicarse en caridad a los hombres nuestros hermanos de toda esa región que en su inmensa mayoría eran de religión musulmana es decir muchos de ellos por sus circunstancias de vida no podrían tener acceso a la liturgia de la Iglesia Católica sin embargo el fruto de la liturgia es la alabanza Dios y la intercesión por los hombres nuestros hermanos. Pues es lo que hacíamos todos los días en nuestras capillas glorificar a Dios y a interceder por la salvación de nuestros hermanos las gentes con las que trabajamos en los hospitales, visitando sus chabolas, visitando poblados lejanisimos, prácticamente en la misma frontera con Somalia; poblados como Calavo incluso Mustahil y fueron poblados que que tuvo la gracia de visitar y allí comunicar lo que celebramos en la Eucaristía convertido en caridad es decir no podrían participar de la liturgia pero si podían participar del fruto de la liturgia Qué es la Caridad que es el amor de Dios a los hombres en esta misión actualmente pues está bajo la custodia del obispo dejarán Qué es quién vela para que pueda continuar dando dando frutos desde entonces me encuentro trabajando en la diócesis de tambor a cambio en el sur de Sudán del sur a invitación del obispo local que se llama Eduardo libro usada úsala con dos eses libro con dos y latinas en y estoy destinado a ser párroco de dos parroquias en la selva que se llaman Andy y andar y la parroquia de nandi se llama a San Pedro y San Pablo y la parroquia de andar y se llama la Santísima Trinidad está esta misión es muy diferente a la de a la de Etiopía porque aquí en su inmensa mayoría la población es católica o simplemente que por Las Guerras por Las Guerras civiles porque está la selva infectada de Rebeldes han pasado muchísimos sufrimientos muchísimas penurias muchísimas dificultades y nosotros estamos tratando de llevar a cabo la obra de evangelización que nos ha confiado Porque además de la parroquia que tenía una casa curial completamente destruida sin puerta ni ventanas ni agua corriente ni servicio sanitario electricidad nada solamente cuatro paredes derruidas y la iglesia en las mismas condiciones con una escuela variabilidad Hola Iglesias escuelas primarias secundarias cada una de las parroquias tiene aproximadamente Tenemos que salir continuamente las distancias para también celebrar la misa y también celebrar los demás sacramentos con estas comunidades algunas de ellas prácticamente en la frontera con el Congo y república centroafricana Y estoy aquí desde el mes de junio del año 2019 y en la actualidad tengo un asistente un sacerdote recién ordenado el padre que es quién me ayuda con todas las actividades parroquiales